Amigos de google.

viernes, 20 de marzo de 2015

¡¡Maldita alergia!!




 
 

En la farmacia:

  Buenos días, venía preguntando por un buen “antivitamínico”— dijo, mientras se rascaba todo el cuerpo, un cliente de mediana edad, con cara de no haber pegado ojo.

  Será un “antihistamínico”— contestó, con una sonrisita, el dependiente.

  No, no… un “antivitamínico”. Ayer me bebí un gran zumo de naranja, plátano, miel y bastante tabasco. Desde entonces no deja de picarme todo el cuerpo. Fueron demasiadas las vitaminas.

  Usted lo que necesita es algo para la alergia— respondió el farmacéutico con cierto aire burlón

  ¡¡Sí, sí!! ¡Y un “antitabasquismo” también! —contestó el cliente— Me llevo los dos.

 

Inma Flores  - Cien palabras Solidarias. Marzo 2015

 

Rocío






Rocío.

Cae la tarde. Es primavera. Se escucha el trinar tras los cristales.

Carlos  va a su alcoba, toma una fragancia y se dirige hacia la puerta, camino del parque.

Tras las cinco vueltas habituales alrededor de la fuente, llega a su banco favorito que está ante el pino más alto; allí solía sentarse junto a Rocío.

De forma metódica saca dos pañuelos, pulcramente doblados; los extiende y se sienta sobre uno de ellos.

Con el perfume impregna una mano, la acerca a su nariz y comienza a estornudar.

La alergia al jazmín le sigue uniendo al recuerdo de su amada.

 

Irene Bulio – marzo 2015
 
 
(Música de Jaime Barkin)
 
 
 
 

martes, 10 de marzo de 2015

Retorno


(Imagen tomada de internet. Autor desconocido)



El día anterior había celebrado su cumpleaños —acababa de cumplir los 45— y aún continuaba en la cama a las 9 de la mañana. Según se despertó había comenzado a  hacer planes de futuro.

 Se frotó los ojos. Aún tenía sueño cuando oyó sonar el teléfono.

    Ring, ring, ring… — insistía una y otra vez.

    ¿Quién es?- preguntó.

Al otro lado del hilo se escuchaba una voz femenina, dulce, aunque algo grave. Por su tono debía ser de una mujer no muy entrada en años que hablaba con soltura.

Él asentía con la cabeza, no podía articular palabra.

    ¿Cómo me habrá encontrado, tras tantos años? — se preguntaba mientras  su corazón se aceleraba más y más…

 

Tras unos minutos de conversación, en la que un nudo en la garganta le impidió articular palabra,  contestó:

 

    Vale, de acuerdo, nos veremos la próxima semana. Esta vez no fallaré, no faltaré a la cita, como hice hace 20 años— un helado  silencio enrarecía el ambiente— Nos veremos el sábado, a las 7 de la tarde, en la iglesia de San Patricio.

 

Según colgó el teléfono fue palideciendo. Se buscó en el espejo. No halló ninguna imagen.
Habían regresado sus ganas de huir.

 

Inma Flores © 2015
 
Música de Jaime Barkin