Amigos de google.

viernes, 31 de octubre de 2014

El verdadero deseo

(Imagen tomada de internet – autor desconocido)


Abrió la puerta, allí estaba él. Lo devoraba con sus ojos, no podía resistirse a aquel azul que le atrapaba la mirada.
Se acercó a la cama, lo rozó con las yemas de los dedos, suavemente, con tanta excitación que los poros de su piel y sus vellos asemejaban escarpias. No dejó de pensar  ni un segundo en lo que iba a ocurrir a continuación.
Acercó sus labios, lo besó con pasión. No pudo apartar sus ojos…
Acto seguido mojó los dedos índice y medio en su lengua; su boca se hacía agua… Pasó las primeras páginas. Comenzó a leer.

Irene Bulio © 2014.

Leer por leer. 
Tema: La verdad.

Mi amigo Joaquín





(Imagen tomada de internet – autor desconocido)


Me quedé perplejo. No sabía qué decir. Pensé que Joaquín era un mujeriego, pero nunca  creí que tanto, hasta que  le escuché comentar:
   La saqué de mi casa, apresurado. Aún estaba húmeda.
Desde entonces ya no le miré  igual, hasta que ya no pude más y le pregunté:
   Joaquín, ¿quién era la joven con la que estuviste la Noche de Reyes? Recuerdo que comentaste  que se fue apresurada… — pregunté curioso.
   ¿La Noche de Reyes? ¡Qué va! Toda  la semana estuve pintando un cuadro de una geisha para mi hermana y hasta lo entregué sin secar —contestó.
   ¡Menuda verdad! — comenté.




Roberto Kamé © 2014.
Leer por leer. 
Tema: la verdad.

lunes, 27 de octubre de 2014

Amanece - 150 palabras: ángulo, mar, nube.



(Imagen tomada de internet. Autor desconocido)



Despertó, sudorosa, en la madrugada. Sentía el pálpito desbocado. Algo sucedía a su alrededor, lo intuía, hasta lo podía oler…  Su corazón estaba inquieto, su alma intranquila.

Ya nada era igual que antes, se había  perdido el eco de sus risas. El olor a rosas no existía, siquiera había un rayo de luz.

Se asomó a la ventana, a lo lejos intuía el mar. Desde aquel ángulo de su ventana era imposible divisar el cielo, y menos una nube pasajera, en especial en esa noche sin luna y apenas estrellas.

Miró el reloj, debían ser las cinco de la mañana. Volvió a su cama.

Allí estaba él, dormido, desnudo… ofreciendo su espalda sembrada de luceros.

Ella necesitaba su luz, y comenzó a sorberlos, libarlos… despacio. Por un instante él se movió y quedó tendido boca arriba. Sintió una terrible atracción por sus labios… ahí comenzó el verdadero amanecer.

 

Irene Bulio © 2014
 

 

viernes, 24 de octubre de 2014

La verdad de María.


 
 (Foto tomada de internet, autor desconocido)
Tema: La verdad.
 
La verdad de María.
 
Rubia, esbelta, con unas piernas de vértigo… Me enamoré de ella nada más verla.
Sí, así fue. La vi por televisión y como sabía dónde iba a estar esa misma tarde, la esperé a la salida.
Me acerqué a ella, la miré a los ojos y la invité a una Coca-cola.  Aceptó.
No me lo podía creer. No le era indiferente.  La tenía frente a mí, compartiendo la mirada y un sinfín de confidencias  y coincidencias, en especial de nuestra infancia. Parecía que nos conocíamos de toda la vida.
Entonces lo supe… Airam… mi compañero de pupitre, ahora María…
 
 
Roberto Kamé (Inma Flores). © 2014

Prisas...




Prisas.


 Se acercó al kiosko. Deseaba  leer  la prensa;  apenas tenía un duro.

Estaba bastante asustado con los últimos acontecimientos. Había estado en urgencias, por una fuerte gripe. Aún tenía el cuerpo dolorido y sentía que le subía la temperatura.

Tomó un periódico en la mano, mientras, se le acercó el kioskero:

—Vuoi qualcosa ?

—No se preocupe, sólo ojeaba —comentó, titubeando. En el mismo instante  se cayó algo inesperado al suelo, a modo de bicho volador…

— Che cosa è stato ?— preguntó el dependiente— ¡Eh...! Vola…

En ese momento, asustado, se va volando. No desea averiguar cuál es la verdad.


Irene Bulio (Seudónimo de Inma Flores) © 2014
Tema: La verdad.

Hora del café.






Título: «Hora del café»

Tema: «la vuelta», «el regreso

 

Suena el teléfono, intempestivo, a la hora de la siesta.

     ¡¡Uhhmmm!! Digaaaa… —contestó Raúl, aún dormitando.

     Soy yo. Estoy en el portal, ¿me invitas a un café? — preguntó una voz masculina al otro lado del auricular.

     ¿Un café? ¿ahora?, ¿Y tú quién eres? — inquirió el joven.

     ¡Por favor, hace frío; con el ruido de los coches apenas  oigo... ¿subo o qué?!

     ¡¡Sube!! —contestó el muchacho, mientras se dirigía a la joven que le acompañaba: —Apenas se ha dado la vuelta, pretende el regreso y un café.

     Allá él…  planta  35 y ascensor estropeado. Sin rencor, yo misma preparo el café.
 
 
Inma Flores © 2014.

 

Su verdad.






Tema: La verdad

 
Su verdad.

Intentaba pensar que era feliz, una persona afortunada entre tantas que apenas tenían nada. Eso sí, le había costado «trabajo» conseguirlo. Siempre simulaba que todo iba bien; a cada persona importante en su vida decía aquello que deseaba escuchar:

     Sí, tú eres lo más importante  para mí — era la frase que escuchaban con frecuencia.

Con el paso del tiempo «su verdad» se fue descubriendo, con gran dolor por quienes la creían cierta. Ahora pasan a su lado y le saludan, quizás por educación, pero ya no forma parte de sus vidas. Su verdad a medias siempre fue una gran  mentira.

 

Inma Flores © 2014.

¿Dormir...?




 
Tema: La verdad. 
¿Dormir…?

 

Él llegó junto a su mesa, ella se acercó y se besaron en la mejilla; sonrieron, como era habitual. Se llevan bien… pero hoy fue el colmo:

   ¿Recuerdas? Dormí sobre ti— dijo él.

   ¿Dormir? — preguntó ella— con aquellos gemidos… ¡tanta pasión!, fue imposible…

   Ja, ja, ja… — fue la respuesta de él, acompañada por un guiño.

 

Al ver mi cara… soltaron una carcajada.

Ambos están casados, pero cuando me dijeron la verdad, yo también reí:

Se examinaban en otra isla y  fueron acompañados por sus parejas; mismo hotel, misma puerta, distinta planta… y ambos con ojeras por no poder dormir. 

 

 

 

Inma Flores  © 2014 -

La guagua -



Una tarde calurosa de verano. Una guagua, el chófer, una madre y su hija de 7 años.

En la siguiente parada se sube una señora y se sienta frente a la niña.

     ¡Mamá, mira!... ¡mamá, mira! — gritó la chiquilla, mientras señalaba la cristalera de enfrente.

     ¿Qué es cariño?

     ¡La mujer fea!

En ese instante se hace el silencio, la madre se sonroja de vergüenza, el chófer busca a la mujer fea por el retrovisor,  al igual que la señora que estaba en frente (de aproximadamente 60 años, sin dientes, evitando sonreír).

     Es guapa, fíjate, como abuela, cuando lava sus dientes.



Inma Flores © 2013


domingo, 19 de octubre de 2014

150 palabras (andén, balcón y cajón). Días de lluvia.











El domingo amaneció nublado, cubierto por unas feas nubes grises. Blas tomó su mochila y  cargó con algo de embutidos, zumos y un viejo mantel que extrajo del cajón de la mesa.

Se dirigió a buscar a Matilde, su novia, que ya le esperaba  asomada al balcón, no con muy buena cara.

     ¿Estás seguro de que quieres ir a la playa? — preguntó la joven.

     No, mejor vamos al campo ¿qué te parece? Podemos visitar a tu primo en «Andén Verde», ese pequeño pueblo del norte — contestó  Blas, mientras movía  de un lado a otro su cabeza.

     Es una buena idea, pero  tenía preparado otro plan… —musitó la joven mientras le invitaba a pasar al salón.

     ¿Qué es esto? ¡Uhmm! Mi cerveza favorita… picoteo… —dijo el joven mientras miraba complaciente.

     ¿No recuerdas que hoy juega Las Palmas contra el Tenerife? ¡¡Habrá guerra, chicharrero!!
—    ¡¡ Habrá guerra, canariona!!
 
Irene Bulio © 2014
 
Nota del autor: Entre Gran Canaria (canariones) y Tenerife (chicharreros) existe una rivalidad similar a la existente entre el Madrid y el Barça.
 





150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!
Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.
Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer clic aquí.