Amigos de google.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Claudio mantequilla




Era alto,  de cabellos rubios y  ojos color miel.  Un joven bastante agradable, que tenía mucho éxito con las chicas. Violeta había puesto sus ojos en él:

     Carla, ¿quién es ese chico que está frente a la pizarra?— preguntó.

     Claudio, «Claudio Mantequilla»— contestó su amiga— ¿Te gusta? Ja, ja, ja…

     Mira que eres chinchosa, era sólo curiosidad —contestó la joven.

En ese instante, el muchacho las mira, se acerca y pregunta al «nuevo fichaje de la clase», en un tono excesivamente  lento,

¿Vas a ir al cine el domingo?

Ambas se ríen a carcajadas

     ¿Comprendes?... Para ligar, siempre se derrite…
 
 
Irene Bulio © 2014